Este navegador está obsoleto. Por favor, cambie de navegador para poder utilizar nuestro sitio web en toda su extensión.
Carretillas eléctricas de Linde Material Handling en acción en Emons
Cambio de sistema

La tecnología Litio-Ion convence a Emons

¿Cómo se logra una intralogística más rentable, limpia y sostenible? Para la empresa transportista Emons Spedition GmbH, la respuesta estaba clarísima: En el almacén de mercancía general, ubicado en la localidad alemana de Großbeeren, se cambió sistemáticamente de las carretillas a gas propulsor a los equipos de Litio-Ion.

A medio camino entre Berlín y Potsdam, 6 de la mañana: Pese a la hora temprana, en Emons ya reina una actividad intensa. Un flujo continuo de camiones llega al recinto de la empresa transportista, donde se entregan mercancías procedentes de toda Alemania para su posterior transporte a la capital y al estado federado de Brandeburgo. “Trabajamos 24 horas al día, cinco días y medio a la semana, así que se llega a acumular mucha mercancía”, explica el jefe de expedición Nätsch.

Para que este negocio de expedición estrechamente sincronizado funcione sin contratiempos, naturalmente se requiere una potente flota de carretillas elevadoras. “Los empleados las usan para descargar los remolques, organizar las mercancías en la nave y cargarlas posteriormente en los vehículos de entrega. En pocas palabras: nuestros equipos funcionan de forma prácticamente ininterrumpida”.

Los empleados como prioridad

Para esta exigente tarea, la mediana empresa apostó finalmente por carretillas elevadoras de Linde en el rango de capacidad de carga de 1,6 a 2,0 toneladas, que tradicionalmente funcionaban con gas propulsor. Cuando se acercó el momento de cambiar algunos de estos equipos, se probó también un equipo de Litio-Ion de un fabricante del Extremo Oriente. “Ya a los pocos días nos dimos cuenta de que no encajaba en absoluto”, explica el operario Peter Weiss: “Las carretillas eran extremadamente imprecisas en la manipulación de cargas. Cuando mi gente y yo movemos mercancías desde A hasta B en estos espacios reducidos, debemos trabajar con precisión de centímetros para evitar dañar las mercancías”. Su jefe de expedición añade: “Damos mucha importancia a la opinión de nuestra gente, ya que al fin y al cabo necesitan equipos de primera calidad para poder realizar un trabajo excelente”. Esta orientación sistemática a las necesidades de la plantilla fue, en última instancia, lo que condujo a Emons a los equipos de Litio-Ion de Linde Material Handling.

“Previamente ya nos habían encantado el control por doble pedal y el Linde Load Control, y queríamos contar con ellos también en las carretillas eléctricas”. Así pues, no es de extrañar que el equipo de prueba proporcionado por el socio contractual de Linde, una Linde E18 Li-ION , cosechara una entusiasta acogida.

Manipulación de cargas segura en espacios muy reducidos con las carretillas eléctricas de Linde Material Handling

Además, Emons no se planteaba la sustitución de los equipos a gas propulsor por carretillas de plomo-ácido. El razonamiento de los profesionales de la logística: “Por un lado, debido al espacio requerido para la sustitución comparativamente laboriosa de la batería, y por otro lado debido a los ciclos de carga de estos acumuladores de energía, que no habrían encajado del todo en nuestro perfil de uso, por no hablar de la sensibilidad relativamente elevada a la temperatura”.

Modelo(s) de éxito

Desde hace casi tres años, los Linde E16 hasta E20 con batería de iones de Litio circulan de manera fiable y —gracias a la versión de tres ruedas— sumamente ágil por el nodo logístico en la planta de Emons en Brandeburgo. Pronto se deberá reemplazar otro modelo de combustión, de modo que solo quedará en la planta un equipo a gas propulsor como respaldo. “Siguiendo nuestro ejemplo, otras plantas de Emons también han cambiado a la tecnología Litio-Ion”, revela Michael Nätsch. Las modernas carretillas elevadoras son propulsadas por un acumulador de iones de litio de 16,3 kWh. “Este tamaño mediano de la batería posibilita un tiempo de uso básico de ocho horas y es ideal para nuestros fines”, explica el jefe de expedición. Durante las pausas se realiza una carga intermedia muy sencilla de las carretillas para que los operarios dispongan en todo momento de suficiente potencia de traslación y elevación.

Los equipos de Litio-Ion tampoco se quedan a la zaga de sus homólogos de combustión en términos de rendimiento: “Con 2.500 horas de funcionamiento por año y carretilla, realmente exigimos bastante a los equipos. Pero las carretillas lo superan sin dificultades”, señala Nätsch.

Bastan tres cargadores para nuestra flota, así que siempre hay suficientes carretillas elevadoras operativas. El cambio de las bombonas de gas a la carga intermedia periódica no supuso ningún problema.

Carga rápida gracias a la tecnología de Litio-Ion de Linde Material Handling

El cambio ha sido una verdadera historia de éxito para todas las partes involucradas, ya que al final del día —o mejor dicho, de la semana laboral en Emons— también salen las cuentas y los costes de electricidad se sitúan muy por debajo de los gastos en gas propulsor. “Igual que ocurría antes, aquí todo marcha como la seda con las carretillas Linde. Solo que de forma aún más silenciosa, limpia y rentable gracias a la tecnología de Litio-Ion”, resume satisfecho el profesional de la logística. En ocasiones, vale la pena atreverse a acometer un “cambio de sistema”, sobre todo si se tiene la certeza de que después todo funcionará aún mejor…

Una carretilla eléctrica E20 de Linde transporta mercancía en el almacén de Emons

Emons Spedition

Emons Spedition GmbH es una empresa alemana de transporte y logística fundada en 1928 en Colonia, con más de 100 plantas en todo el mundo. Solo en Alemania operan 24 sucursales, una de ellas en la localidad de Großbeeren, en el estado federado de Brandeburgo. En ese nodo logístico trabajan unos 125 empleados, quienes organizan la carga de mercancía general para la ciudad de Berlín y el estado federado de Brandemburgo, para la posterior entrega de las mercancías a los clientes mediante la flota de reparto de Emons. La empresa está cambiando gradualmente su flota de carretillas elevadoras Linde de gas propulsor a Litio-Ion. En la actualidad, la flota consta de nueve equipos Linde: siete E16 hasta E20 con batería de iones de Litio y dos carretillas a gas propulsor en el mismo rango de capacidad de carga, una de las cuales también será reemplazada a medio plazo por un moderno homólogo de Litio-Ion. Todas las carretillas Linde están equipadas con el acreditado Linde BlueSpot™ así como con el Super Comfort active seat altamente ergonómico, que incluye calefacción del asiento y suspensión neumática. De la atención y el mantenimiento en el marco de contratos de leasing de servicio integral se encarga TRAFÖ GmbH, socio de red de Linde MH.