Los apiladores de Linde Material Handling miden el peso de la carga

Asistentes versátiles en el almacén

Apiladores

Rapidez y agilidad en entornos de almacén angostos

Aptos para cualquier trayecto de transporte y altura de elevación: Linde cuenta con una amplia gama de apiladores eléctricos para cargas de entre 800 y 2.000 kilogramos. Sus virtudes se ponen de manifiesto allí donde la rapidez y la seguridad en el trabajo son prioritarias, incluso aunque se disponga de poco espacio. De ahí que estos apiladores, con su chasis estrecho, no solo sean ágiles, sino que sean capaces de manipular la carga con especial precisión. Además, maniobran y aceleran con precisión, sin sacudidas y ahorrando energía. Su moderno control de marcha lo hace posible. A su vez, una potente tecnología de accionamiento garantiza el transporte rápido de las mercancías. El cabezal de timón ergonómico permite trabajar de manera eficiente y sin fatiga, ya que los operadores pueden alcanzar sus elementos fácilmente y manejar el vehículo de forma intuitiva.

Facilidad de mantenimiento

Linde ha diseñado los apiladores para proporcionar la máxima disponibilidad acompañada de unos costes de mantenimiento mínimos. Por consiguiente, estos vehículos son muy estables en términos generales. Los componentes eléctricos encapsulados, un robusto chasis y motores de corriente trifásica exentos de mantenimiento prolongan su vida útil. Dependiendo del uso, puede que tan solo requieran una inspección anual.

Una pantalla multifuncional digital mantiene al conductor perfectamente informado sobre el estado actual del vehículo. La pantalla proporciona información sobre el estado de carga de la batería, las horas de servicio y el estado de mantenimiento. Además, una luz de advertencia indica cuándo debe realizarse la inspección de servicio al cliente.

Durante el mantenimiento, el técnico de servicio se beneficia del diseño y la tecnología del vehículo. Por ejemplo, un sistema de CAN bus posibilita el diagnóstico rápido de los datos de servicio mediante el ordenador portátil. A partir de estos datos, el técnico de servicio puede adaptar los parámetros de rendimiento a la aplicación concreta. Además, puede acceder muy fácilmente a todos los componentes relevantes del vehículo tras la cubierta del motor, lo cual agiliza aún más los procesos de mantenimiento.

Seguridad en el trabajo cotidiano

Ya se trate de la carga y descarga de camiones o de la preparación de pedidos en almacenes angostos, el uso de apiladores eléctricos se caracteriza por la rapidez de los procesos. Linde se centra en la protección del operador para que estos procesos se desarrollen con la máxima seguridad posible. Por ejemplo, un timón largo acoplado a baja altura garantiza una distancia de seguridad adecuada entre el vehículo y el operador. El timón incorpora una resistencia justo antes de su posición final inferior, a fin de evitar el frenado accidental. Además, una amortiguación de recuperación evita que el timón vuelva con excesiva rapidez a la posición vertical al soltarlo.

La función SafetySpeed también es particularmente importante para la seguridad: ajusta automáticamente la velocidad de traslación en función de la posición del timón. El diseño del mango del timón y el borde inferior del chasis a baja altura protegen contra lesiones. Además, el mástil y el chasis están redondeados y carecen de bordes afilados que pudieran provocar lesiones al operador.

Manipulación precisa incluso en condiciones adversas

Los apiladores de Linde se mueven como pez en el agua en almacenes estrechos. Las dimensiones compactas del vehículo y los ágiles timones constituyen la base ideal para ello. A ello se añade un equipamiento técnico de alta precisión, como la función de traslación ultralenta: permite maniobrar a 1,5 km/h con el timón en posición vertical, de modo que es ideal para espacios muy angostos. La función Soft Landing (descenso suave) evita el desgaste del soporte de la horquilla y protege la carga al bajarla. Además, Linde equipa opcionalmente el vehículo con una elevación inicial. Esto permite superar con mayor facilidad rampas de carga, pendientes o irregularidades del suelo.

Maniobras ergonómicas y sin esfuerzo

El tema de la ergonomía reviste especial importancia para los vehículos con conductor acompañante. No en vano, a menudo se utilizan en condiciones adversas para cubrir trayectos cortos y medios. Para que el operador pueda controlar el vehículo con el menor esfuerzo posible pese a las dificultades, Linde apuesta por una dirección asistida eléctrica. A ella se debe la buena maniobrabilidad de los vehículos, cuya manipulación no requiere esfuerzo. Por su parte, el motor de par elevado genera una aceleración rápida, y una función de refuerzo aumenta el par en caso necesario. Esto permite manejar con soltura situaciones de traslación difíciles.

Rapidez y facilidad de manejo, prioridades de los desarrolladores

¿Le gustaría acortar los tiempos de despacho en las rampas de camiones? ¿Quiere incrementar el rendimiento de manipulación de carga en el almacén o en el comercio minorista? En ese caso, los apiladores rápidos y de fácil manejo son la elección acertada. Linde impulsa continuamente su perfeccionamiento, por ejemplo, en el ámbito de la tecnología de baterías. Otros aspectos que los desarrolladores mantienen siempre en mente son la ergonomía, el diseño de bajo mantenimiento y la seguridad activa y pasiva.

Rendimiento x 5

Mayor agilidad

Los apiladores de Linde poseen un diseño estilizado e incorporan una dirección suave, así como una tecnología de accionamiento potente. Esto les otorga una gran maniobrabilidad.

Mayor seguridad

La combinación del timón acoplado a baja altura, el borde inferior rebajado del chasis y la buena visibilidad a través del mástil garantizan la seguridad de los procesos de transporte y preparación de pedidos.

Mayor precisión

Gracias al diseño ergonómico e intuitivo de la unidad de manejo, la manipulación es sumamente precisa, sensible y ágil.

Mayor rentabilidad

Linde ha optimizado muchos detalles para agilizar los procesos de mantenimiento. Entre ellos se cuentan el fácil acceso a los componentes o un sistema de CAN bus para facilitar el análisis de los datos del vehículo.

Mayor robustez

Los vehículos son muy robustos y estables. A ello contribuyen también el bajo centro de gravedad propio y la elevada capacidad residual de carga.

Vehículos a medida

Cada tarea de preparación de pedidos o de transporte es distinta. De ahí que Linde ofrezca numerosas variantes de equipamiento ya en el equipamiento de serie. Ya sea como variante de conductor acompañante o de plataforma, con diversos conceptos de manejo o distintas ejecuciones de mástil de elevación como tríplex o elevación inicial, existe una solución adecuada para cada necesidad. Además, Linde implementa junto con sus socios de distribución versiones especiales o equipamientos adicionales personalizados.