Apilador de Linde con baterías Li-ION de Linde en uso en el almacén
Sistema energético para la intralogística actual y futura

Tecnología Litio-Ion de Linde

Presión creciente de los costes, calendarios apretados y picos de pedidos difícilmente estimables: la dinámica del sector logístico transforma los requisitos planteados a las carretillas elevadoras. Y es que deben estar permanentemente disponibles y favorecer un uso versátil y continuo. Eso si, sin perder de vista la seguridad y la rentabilidad. Por ello, Linde ha sometido a prueba los sistemas energéticos necesarios para las características de cada cliente.

Actualmente, no solo en el mundo de la automoción se está produciendo un cambio hacia la electromovilidad. El sector de las carretillas lleva años siendo pionero en este ámbito. En los últimos años ha aumentado exponencialmente la demanda de carretillas eléctricas en lugar de carretillas térmicas. El desafío: posibilitar una disponibilidad y operatividad tan elevada como la de los motores de combustión. Es aquí donde entra en juego la tecnología de litio-ion. La tecnología Litio-Ion ha acreditado su eficacia en el día a día —por ejemplo, en los smartphones— y en las carretillas elevadoras aporta toda una serie de ventajas sobre las baterías de plomo-ácido:

Carretillas elevadoras y vehículos de interior Linde con baterías Li-ION de Linde

Carga intermedia breve y rápida

Se puede cargar la batería durante pausas de trabajo breves, sin invertir tiempo en la costosa sustitución de la batería.

Mayor eficiencia energética

Hasta un 30 por ciento más de energía gracias a la mayor densidad energética y a la elevada eficiencia global del sistema.

Sistema de alto rendimiento

Sin pérdida de rendimiento al descender el nivel de carga de la batería.

Solución cómoda

Sin escape de gases ni ácidos de batería peligrosos. No requiere mantenimiento y es fácil de limpiar.

Tecnología Litio-Ion de Linde
Apilador con batería Litio-Ion de Linde en uso en un almacén frigorífico

Ideal para todas las áreas de aplicación

La tecnología de litio-ion está indicada para todas las áreas de aplicación. Sus ventajas se ponen especialmente de manifiesto en aplicaciones intensivas, tales como el funcionamiento en varios turnos de trabajo, el uso en almacenes frigoríficos o en la industria de las bebidas.

Esta tecnología no requiere mantenimiento, facilita la limpieza y no genera contaminación por gases o ácidos de batería. De ahí que las baterías de litio-ion sean ideales también para entornos de trabajo especialmente sensibles, tales como los sectores farmacéutico o alimentario.

Las carretillas elevadoras con baterías de litio-ion son una buena elección para empresas que busquen una alternativa libre de emisiones a su flota con motores de combustión.

Ventajas de la solución Litio-Ion de Linde

Carretilla eléctrica conectada al cargador Litio-Ion

La solución Litio-Ion de Linde para carretillas elevadoras y vehículos de interior mejora su funcionamiento y la manipulación. Aumenta la disponibilidad de las carretillas y posibilita un funcionamiento más rentable, seguro y sostenible. Muchos usuarios valoran las ventajas prácticas en su día a día laboral.

Rentabilidad

Las baterías Litio-Ion aumentan la rentabilidad de la flota utilizada. Esto se debe a las ventajas tecnológicas de este sistema energético, que brinda numerosos ahorros de tiempo y costes en la logística cotidiana y en la infraestructura correspondiente:

Elevada eficiencia del sistema

La solución Litio-Ion de Linde posee una eficiencia del sistema sumamente elevada. La combinación de batería de litio-ion de Linde y el correspondiente cargador Linde aumenta en un 30 por ciento el rendimiento energético frente a las baterías de plomo-ácido. Esto se traduce en una reducción de los costes energéticos.

Gestión inteligente de la batería

Además, el controlador de la carretilla y la gestión de la batería están perfectamente armonizados entre sí, por ejemplo mediante la interfaz CAN-bus que posibilita la comunicación entre los sistemas. Esto permite al sistema compensar picos de carga y suministrar en todo momento la energía suficiente. De este modo se reduce el esfuerzo de la batería y se alarga su duración de funcionamiento y su vida útil.

Reducción de los costes de mantenimiento y manipulación

Las baterías de plomo-ácido convencionales generan toda una serie de costes de mantenimiento y manipulación que desaparecen por completo en las baterías de litio-ion. Esto incluye, por ejemplo, los costes de una segunda batería y los costes de personal para el rellenado de las baterías con agua y la sustitución de la batería.

Infraestructura de carga racionalizada

A ello se suma la supresión de la costosa infraestructura de carga con una sala de baterías aparte y sistema de aspiración de gases. El cargador para las baterías de litio-ion se puede instalar de manera flexible en puntos propicios del trayecto, por ejemplo cerca de zona de pausa para la carga intermedia rápida o junto a la zona de uso para ahorrar tiempo de trayecto.

Disponibilidad

Para posibilitar unos procesos logísticos fluidos y eficientes, es preciso maximizar la disponibilidad de las carretillas. Es aquí donde reside una de las fortalezas clave de las baterías Litio-Ion de Linde. En contraste con las baterías de plomo-ácido, esta tecnología se muestra extremadamente eficiente y flexible en términos de ciclos y frecuencias de carga.

Carga de alta velocidad

Las baterías de Linde pueden completar un ciclo de carga en tan solo una hora. Dependiendo de la intensidad de uso, gracias a ello, y mediante la carga intermedia rápida durante la pausa de mediodía, las carretillas vuelven a estar disponibles durante varias horas.

Carga intermedia breve recomendada

En las baterías convencionales, se recomienda realizar siempre ciclos de carga completos, a fin de alargar la vida útil de las baterías. En las baterías de litio-ion ocurre justo lo contrario: en este caso, la carga intermedia extremadamente corta, incluso de unos pocos minutos, no solo está permitida sino que es deseable. Si nivel de carga ideal se sitúa entre el 20 y el 80 por ciento de la capacidad total. Gracias a la flexibilidad en la carga, se incrementa significativamente la disponibilidad total de las carretillas.

Protección personalizada contra la descarga total

La tecnología CAN-bus de Linde permite configurar de forma personalizada la protección contra la descarga total. Al aproximarse a la capacidad residual mínima, el sistema de gestión de las baterías Litio-Ion reduce la potencia de las funciones de traslación y elevación. Este valor se puede ajustar de forma personalizada para lograr el equilibrio deseado entre disponibilidad de las carretillas y protección de la batería.

Capacidades adaptadas a la intensidad de uso

Linde ofrece dos capacidades distintas para cada tipo de batería. Esto permite a las empresas ajustar el suministro de energía a las carretillas de manera adaptada específicamente a la intensidad de uso. Así, con la batería grande resulta posible, por ejemplo, utilizar una carretilla elevadora en régimen de tres turnos sin recargar durante el turno.

Seguridad

La tecnología Litio-Ion de Linde se sitúa al máximo nivel también en cuanto a seguridad para el conductor y para la carretilla. Los ingenieros de Linde han desarrollado un concepto de seguridad integral para el sistema global formado por batería y carretilla. Durante la fase de desarrollo, las baterías superan un programa de ensayos de esfuerzo e impacto especiales.

Ausencia de gases peligrosos

Mientras que en las baterías de plomo-ácido el hidrógeno se puede transformar en peligroso gas detonante, este riesgo desaparece en las baterías de litio-ion. Además, al suprimirse la sustitución de las baterías necesaria en las baterías de litio-ion, los conductores no están expuestos a riesgo de lesiones. Dado que las celdas de Litio-Ion apenas requieren mantenimiento, los operarios no pueden entrar en contacto con ácidos peligrosos.

Cofre sometido a ensayo de colisión

En accidentes con carretillas elevadoras, debido al peso de estas, actúan fuerzas enormes. A fin de garantizar que las baterías Litio-Ion en las carretillas estén protegidas incluso en situaciones extremas, han sido sometidas a un ensayo de colisión con una carga máxima. El vídeo lo demuestra: gracias al acero de 25 mm de grosor, el cofre de batería evita la penetración de un brazo de horquilla incluso a gran velocidad. Así pues, el diseño mecánico de la batería se corresponde también con los elevados estándares de calidad de Linde.

Sistema de seguridad multinivel

El sistema de seguridad multinivel de las baterías Litio-Ion de Linde actúa a nivel de la celda, del módulo y de la batería. Además, el sistema de control de la batería controla el uso óptimo de la batería, monitorizando y armonizando permanentemente las funciones de la carretilla, los procesos de carga y el sistema de la batería. De este modo se evitan daños por sobrepresión, sobrecalentamiento, sobredescarga o descarga total.

Además, no solo la carretilla y la batería cumplen los requisitos CE, sino que también el sistema global formado por carretilla, batería y cargador llevan el sello de calidad CE de seguridad probada. Por regla general, esto no está garantizado al adquirir la batería como componente individual.

Sostenibilidad

Los sistemas de energía modernos no solo son altamente eficientes, sino que al mismo tiempo respetan a las personas y al medio ambiente. Las baterías Litio-Ion de Linde satisfacen todos los requisitos en cuanto a sostenibilidad. Por ejemplo, durante su funcionamiento no se generan emisiones en absoluto.

Además, la utilización de carretillas elevadoras y de interior con esta tecnología es mucho más eficiente energéticamente, es decir, se consume menos energía con el mismo rendimiento total.

Ciclo de vida más largo

Ya durante la producción de baterías de litio-ion se generan menos sustancias nocivas que en la de baterías de plomo-ácido convencionales. Otra ventaja de esta tecnología es el ciclo de vida más largo de las baterías, que contribuye a un uso más responsable de los recursos medioambientales.

Proceso de reciclaje integral

En Linde, la sostenibilidad empieza por la producción de baterías y continúa incluso tras finalizar el ciclo de vida. No en vano, pese a su larga vida útil, también las baterías de litio-ion pierden en algún momento su capacidad. En este caso, se pueden devolver las baterías a cualquier servicio técnico autorizado de la red de Linde. Desde allí van a parar a una empresa de reciclaje certificada con la que Linde ha organizado un proceso de reciclaje integral para sus baterías de litio-ion.

En primer lugar se desmontan las baterías y se clasifican sus componentes. Los componentes electrónicos y los cables se destinan al reciclaje normal. En cambio, las celdas de batería se funden, se procesan metalúrgicamente y se reutilizan elementos valiosos como el litio, el cobalto y el níquel. Este proceso integral convierte a Linde en uno de los pioneros en el reciclaje de baterías de litio-ion en la intralogística.

Descargue aquí más información sobre nuestras baterías Litio-Ion

Cambios de turno fluidos para garantizar la frescura de la mercancía

Ya a las 6 de la mañana, muchas panaderías ofrecen panecillos recién horneados. Para hacerlo posible, a menudo deben suministrarse los ingredientes durante la noche. De ello se encargan mayoristas como la empresa alemana Gusto AG de Hohenpolding, cerca de Múnich. Desde hace poco, para el trabajo logístico necesario se utilizan preparadores de pedidos de Linde con baterías de litio-ion.

Más información

Lo más natural del mundo

La planta matriz del fabricante francés de envases metálicos Massilly en Cluny apuesta por el máximo grado de automatización en la producción. Hasta ahora, el último paso del proceso, el transporte de los palets al almacén, se llevaba a cabo manualmente. De esta tarea se encargan ahora también, con gran éxito, vehículos de manutención automatizados. Representantes de empresas están viajando ahora a Cluny para convencerse de las ventajas de los equipos Linde Robotics.

Más información