Carretillas EX de Linde Material Handling con construcción antideflagrante

Rendimiento logístico seguro gracias a la protección contra explosiones

Carretillas antideflagrantes

Seguras, eficientes y ergonómicas en cualquier entorno

En las plantas de producción de numerosos sectores industriales se generan, como efecto secundario, mezclas de gases, vapores, nieblas o nubes de polvo potencialmente explosivos. Así ocurre, por ejemplo, en las industrias farmacéutica y química, en el sector de la impresión y del papel, pero también en el procesamiento de granos y de azúcar. En tales empresas, los vehículos de intralogística deben garantizar la máxima protección contra explosiones, a fin de prevenir accidentes.

De ahí que numerosas carretillas, apiladores y otros vehículos de interior eléctricos o diésel de Linde Material Handling se ofrezcan en versiones «EX» protegidas contra explosiones. De este modo, todo el flujo de material en una empresa puede desarrollarse en condiciones antideflagrantes. Las piezas que pueden desencadenar el salto de chispas, tales como componentes de accionamiento, ruedas u horquillas de elevación, se encapsulan, se sellan o se fabrican en materiales altamente seguros.

Además, se regula la temperatura superficial de componentes concretos del vehículo, a fin de evitar explosiones. Los vehículos de logística provistos del equipamiento adicional mantienen la rentabilidad, el rendimiento de manipulación de carga y el diseño ergonómico característicos de Linde.

Cumplimiento de la normativa en las zonas de riesgo

Los requisitos legales en materia de protección contra explosiones se endurecen tanto a nivel de la UE como nacional. Esto se traduce a su vez en un incremento de los requisitos técnicos planteados a los vehículos de logística. Para el equipamiento de protección contra explosiones de sus carretillas y apiladores, Linde Material Handling se guía por la clasificación establecida en zonas de riesgo: existen modelos de Linde para entornos de trabajo en los cuales solo se dan ocasionalmente mezclas de gases o vapores explosivos.

Estas carretillas y apiladores para la zona 1 requieren la denominada categoría de protección contra explosión 2G. En cambio, las zonas de uso en las que las concentraciones de gases explosivos se dan raramente y tan solo durante lapsos breves (zona 2) requieren la categoría de protección contra explosión 3G. En el caso de nubes de polvo explosivas, la normativa ATEX de la UE distingue a su vez entre las zonas 21, 22 o 23, en función de si las concentraciones de polvo peligrosas ocurren constantemente, ocasionalmente o solo brevemente. Para casi todas las zonas de peligro definidas, Linde puede dotar de equipamiento antideflagrante a una amplia gama de vehículos con accionamiento eléctrico o diésel.

Diseñados conforme al grupo de explosión y a las clases de temperatura

Durante el diseño de vehículos de interior antideflagrantes, los ingenieros de Linde aplican tecnologías concebidas para grupos de explosión y clases de temperaturas definidos. Cada sustancia explosiva se clasifica en un grupo de explosión concreto según lo sensible que sea. Las sustancias clasificadas en grupos de explosión elevados, tales como el hidrógeno o el gas acetileno, requieren medidas de protección más estrictas en los vehículos. Además, las sustancias se clasifican también según la temperatura a partir de la cual se vuelven explosivas ya sea como gas o como niebla. En función de ello, se refrigeran diversas piezas de las carretillas y de los apiladores.

Medidas de protección contra explosión en vehículos eléctricos para las categorías de protección 2G y 3G

Encapsulamiento

A fin de prevenir la generación de chispas desde un vehículo de logística de Linde, todas las piezas eléctricas, tales como motores de accionamiento, de elevación, de bomba y de dirección, así como unidades de control electrónicas como relés, contadores de horas de servicio o indicadores de capacidad de la batería, se encapsulan en carcasas resistentes a la presión.

Atornillamiento

Las entradas de cable a los componentes se ejecutan mediante uniones atornilladas especialmente homologadas, y se montan baterías, acoplamientos y conectores certificados.

Revestimiento

En las carretillas y los apiladores, los brazos de la horquilla de elevación se recubren con una aleación de latón o con acero inoxidable, dado que ambos revestimientos inhiben la formación de chispas, por ejemplo en caso de colisión con una estantería de metal.

Monitorización de la temperatura

Los vehículos incorporan monitorización de la temperatura. Al alcanzarse la temperatura límite admisible, reducen la velocidad de trabajo o se desconectan por completo. Allí donde sea posible, se instalan en ejes o motores elementos refrigeradores de aluminio-magnesio para favorecer la disipación térmica y prolongar la disponibilidad de los vehículos.

Antiestática

También pueden generarse chispas debido a la carga puramente estática de los vehículos. De ahí que los asientos, las piezas de plástico en la cabina del conductor y los neumáticos estén diseñados de forma conductiva. Las llantas de las ruedas se dejan parcialmente sin pintar, a fin de disipar las cargas hacia el suelo. Los elementos de control eléctricos en la cabina están diseñados con corrientes de trabajo reducidas, a fin de poder utilizar piezas originales de Linde.

Medidas de protección contra explosión en vehículos diésel para las categorías de protección 2G y 3G

Encapsulamiento

Los propios propulsores de los vehículos queman carburante inflamable, y en el proceso se generan temperaturas elevadas, por ejemplo en piezas del motor y sistemas de escape. Por consiguiente, en vehículos de estas series de modelos todo el motor está provisto de un encapsulamiento antideflagrante. Asimismo, la instalación eléctrica central para el motor y los elementos de control, la batería de arranque, el motor de arranque y el alternador incorporan un aislamiento resistente a la presión.

Control de temperatura

Los motores de las carretillas incorporan un dispositivo de apagado automático. Este detiene el motor en caso de que el agua de refrigeración o el gas de escape superen el límite de temperatura admisible, el número de revoluciones aumente en exceso o caiga la presión del aceite lubricante en el motor.

Sellado

Allí donde la unidad del motor presenta una conexión mecánica hacia el exterior, se adoptan medidas de protección especiales. Por ejemplo, ambos lados de la unidad incorporan obturaciones por intersticio en el cigüeñal, con varilla del nivel de aceite atornillada y un sistema propio de desaireación del cárter del cigüeñal.

Refrigeración

Los motores diésel en los vehículos antideflagrantes de Linde incorporan una refrigeración del gas de escape que disipa el calor generado por el gas de escape al agua de refrigeración mediante un intercambiador de calor. En el sistema de escape está instalado además un eliminador de chispas certificado, y en el conducto de admisión de aire al motor está integrado un supresor de llamas certificado.

Equipamiento especial protegido contra explosiones

Al igual que los vehículos de Linde convencionales, también los modelos de carretilla EX están disponibles con equipamiento especial opcional. Los elementos accionados eléctricamente, tales como motores de limpialunas, faros de trabajo, el Linde BlueSpotTM o intermitentes de emergencia, también son dotados de aislamiento protector contra explosión.