carretilla elevadora industria papelera
Otros 7 elementos a tener en cuenta durante la toma de decisión

Compra de una carretilla elevadora

Cuando tomas la decisión de iniciar una inversión para mejorar el flujo interno de las mercancías en tu almacén comprando una carretilla elevadora, lo habitual es hacer un pequeño estudio previo. El propósito de dicho análisis es el de ajustar la máquina a las necesidades de tu instalación, operativa y personal. Incluso si estás pensando en ampliar tu flota de carretillas elevadoras y no es la primera vez, tienes que replantearte varias cuestiones antes de lanzarte a su adquisición.

En artículos anteriores comentábamos los 6 aspectos más elementales antes de comprar una carretilla, pero hoy queremos insistir en otros que también se deben de tener en cuenta durante el proceso de compra.

Así que, como sabemos que no es una decisión fácil, hoy te traemos 7 elementos adicionales a tener en cuenta y que repercutirán en la rentabilidad y productividad de tu logística.

7 elementos que no puedes perder de vista en la compra de tu carretilla

Evidentemente, el tipo de operativa o de carretilla que vas a necesitar son cruciales, pero hay otras cuestiones más particulares que tendrás que valorar para ajustarte al máximo tanto en presupuesto como en necesidades.

1. Ruedas

Antes de entrar a valorar cuáles son las mejores ruedas para tu carretilla, no pierdas de vista que este elemento es indispensable, pero no vale cualquiera.

Para ser más precisos, una rueda de calidad dota a la carretilla de la capacidad para mover un 14% más de palés en un solo turno, impactando no solo en la seguridad del operario y la mercancía, sino también en la productividad.

Entre las diferentes opciones y medidas, habrá que elegir la que mejor se adapte a cada necesidad en función del suelo, si va a trabajar en interior o exterior o el tipo de carga y sus dimensiones.

2. Adaptaciones específicas

También deberás valorar que posiblemente haya extras de los que debas prescindir y de los que no. Es decir, es importante que tengas en cuenta las posibilidades de personalización de la carretilla elevadora que vas a adquirir.

Según tu operativa y el tipo de mercancía, vas a necesitar horquillas más largas o no, pinzas, extensores, accesorios adicionales o incluso aire acondicionado en la cabina del conductor.

De manera que te recomendamos que pongas atención en la posibilidad de personalizar tu carretilla, porque añadir o eliminar ciertos aspectos hará que puedas tener la carretilla elevadora que necesitas. Ni más, ni menos.

3. Sistema de propulsión y transmisión

El tipo de transmisión va a determinar la suavidad con la que pones en marcha la carretilla o la precisión con la que el conductor la va a manejar.

Así, aunque solo sea por una cuestión de seguridad, también deberás valorarlo como aspecto crucial.

Relacionado con ello encontramos los sistemas de propulsión y carburante. Existen infinidad de posibilidades: carretillas a gas, diésel, eléctricas...etc.

A su vez, esto dependerá del tipo de operativa y del espacio en el que vas a desarrollarla. Por ejemplo, si los trabajos de manipulación de mercancías van a realizarse en una instalación al exterior, te recomendamos una carretilla con motor de combustión.

Por el contrario, si todas las tareas van a realizarse en interiores, valora muy positivamente las carretillas eléctricas.

Esto no supondrá un problema con respecto al modelo, porque la mayoría de firmas ofrecen la misma gama con varios sistemas de propulsión diferentes.

También deberemos valorar otros aspectos a la hora de elegir un sistema de propulsión u otro, como el cuidado del entorno y la huella ecológica de cada uno de ellos.

4. Elementos ergonómicos

Cuando buscas una carretilla elevadora perfecta, tienes que pensar en la ergonomía y el confort del operario, pero no creas que todo ello se reduce a un buen asiento.

El asiento es clave, puesto que es el lugar en el que el operario deposita todo su peso y es donde va a pasar su jornada laboral. Por eso, ten en cuenta este aspecto, que va a determinar su nivel de productividad y tendrán mucha responsabilidad en lo que a la salud del operario se refiere.

Los reposabrazos también son importantes, ya que suponen un elemento de soporte para el operario. Fíjate bien en ellos y asegúrate de que son cómodos y garantizan una operatividad fácil de las funciones básicas.

Además, hay otros elementos ergonómicos en los que tienes que fijarte:

  • Los controles: lo óptimo es que sean multifunción y programables para que el conductor pueda reducir velocidad o realizar otras maniobras fácilmente.

  • Compartimentos de almacenaje, USB o sistemas de manos libres.

  • El eje de dirección y el mástil: lo ideal es que estén desacoplados del chasis para evitar vibraciones.

5. Sistema de seguridad

No cabe duda de que la seguridad es de lo más importante y aunque ya lo hemos abordado de forma general, es conveniente insistir en determinadas cuestiones particulares que te aportarán un valor añadido en términos de seguridad.

Nosotros queremos insistir en 3 soluciones o aspectos:

  • Frontal rebajado: ayuda a mejorar la visibilidad que tiene el conductor de su entorno.

  • Techo acristalado blindado: mejora la visibilidad vertical del conductor sin comprometer la seguridad.

  • Soluciones con láser: enfocadas al tráfico interno y a la reducción de accidentes en el mismo.

  • Cámaras: ayudarán, no solo a la productividad y a la facilidad de manejo, sino también a obtener una visión periférica y panorámica del espacio.

6. Gestor de flotas

Este punto y el siguiente están muy relacionados con la capacidad de la carretilla para estar conectada a otros dispositivos y al SGA y ERP del almacén.

Analizar mediante estos softwares la información que van ofreciendo y recoger información en términos de rendimiento, permite, además, que la integres con el sistema de gestión de flotas.

Si cuentas con un gestor de flotas vas a poder evaluar el rendimiento de la misma, así como de los conductores, lo que te facilitará ajustar cada uno de los aspectos importantes para garantizar un trabajo productivo y un conductor sin fatigas.

Además, podrás analizar si los turnos están bien organizados y si les estás sacando el máximo partido.

Otra cuestión en la que un gestor de flotas es el mejor aliado, es en la eficiencia: control de los mantenimientos y cargas...etc.

Tampoco olvides que un buen gestor de flotas ayuda a minimizar los golpes y mal uso de las carretillas y te asegura que ningún conductor no autorizado utilice las mismas

7. Pantalla

No hace falta que digamos que los datos son la moneda del futuro. Eso no es noticia. Pero por ello no debes descuidarlo.

El control y recolección de datos y la intervención de algoritmos que faciliten la toma de decisiones con respecto al rendimiento de tu almacén, es importante.

El uso de pantallas facilita al conductor datos en tiempo real e incluso alertas acerca de incidencias que pueden resolverse más fácilmente con esa transparencia.

En definitiva, siempre tienes que tener en cuenta que, además de las cuestiones elementales a valorar como el tipo de operativa o el análisis de la carretilla, también hay que pensar en ciertos elementos adicionales que parecen nimiedades, pero que marcarán la diferencia entre una carretilla adaptada a tus necesidades y otra que puede tener muchos extras, pero no los que realmente requieres.