Carretilla para pasillo estrecho K de Linde en un almacén
Imperturbable

Active Stability Control para carretillas para pasillo estrecho K

Durante la manipulación eficiente de cargas en almacenes de estanterías altas, cada milímetro cuenta. Las carretillas para pasillo estrecho realizan su trabajo a grandes alturas, los pasillos son estrechos y las distancias a la estantería están calculadas con exactitud. En estas condiciones, cualquier pequeña irregularidad del suelo del almacén puede convertirse en un problema y desencadenar oscilaciones peligrosas del vehículo.

Antes de la puesta en servicio de una nueva carretilla para pasillo estrecho, un técnico de servicio deberá asegurarse de que sea posible transitar sin riesgos de seguridad por todos los suelos de un almacén. Si los suelos son irregulares, el técnico deberá reducir la velocidad de traslación máxima del vehículo. Las consecuencias serán un menor rendimiento de manipulación de carga y pérdidas económicas.

Es un problema al que muchos operadores de almacenes se han enfrentado en el pasado. Linde Material Handling ofrece una solución innovadora con el sistema de asistencia Active Stability Control (ASC) para el equipo K.



El modelo K es ahora aún más eficiente

La carretilla para pasillo estrecho K posibilita un elevado rendimiento de manipulación de carga en almacenes de estanterías altas. El vehículo combinado se utiliza en pasillos muy estrechos de hasta 1400 mm y alcanza una altura de elevación máxima de 18 metros. El vehículo eleva con gran rapidez (hasta 0,6 m/s) y es capaz de acelerar al mismo tiempo. Permite la traslación a velocidad muy elevada incluso a grandes alturas de elevación, hasta un máximo de 14 km/h en caso de guiado mecánico.

El modelo K incorpora diversos sistemas de asistencia y seguridad inteligentes que permiten al conductor almacenar y desalmacenar con rapidez y sin esfuerzo. Active Stability Control complementa estos sistemas y aumenta aún más la eficiencia del modelo K: el sistema identifica irregularidades entre los carriles de rodadura izquierdo y derecho y compensa automáticamente baches y vibraciones. Esto permite al vehículo alcanzar su máximo rendimiento de manipulación incluso en suelos no óptimos.

Máxima velocidad, pleno rendimiento

Los suelos para carretillas para pasillo estrecho deben satisfacer ciertos requisitos para posibilitar un rendimiento de manipulación de carga óptimo y garantizar la máxima seguridad. Para posibilitar el máximo rendimiento, los suelos deben cumplir las especificaciones de la directriz de la VDMA «Suelos para la utilización de vehículos de manutención para pasillos estrechos» y respetar las tolerancias que en ella se establecen. En caso de que las condiciones del suelo en el almacén no cumplan dichas especificaciones, los vehículos no podrán trabajar a máxima potencia y se reducirá el rendimiento de manipulación de carga. Dado que Active Stability Control compensa las irregularidades, el equipo K puede aprovechar su velocidad máxima incluso en suelos que no cumplan las especificaciones óptimas.

Representación de la carretilla para pasillo estrecho K de Linde con Active Stability Control

Así funciona la estabilidad

Active Stability Control se basa en un sistema electromecánico controlado por sensores. Por medio de rodillos, se explora el suelo delante de las ruedas de carga del vehículo para detectar irregularidades. Si el sistema identifica irregularidades entre los carriles de rodadura izquierdo y derecho, adapta instantáneamente las ruedas de carga y compensa la irregularidad del suelo. De este modo garantiza la estabilidad del vehículo durante la traslación. A su vez, esto reduce sensiblemente la oscilación del mástil.

Pleno rendimiento sobre cualquier suelo de almacén

Almacén existente

Active Stability Control es una alternativa económica en almacenes cuyo suelo actual no cumpla los requisitos necesarios para posibilitar el pleno rendimiento del equipo K. Si el empresario desea aumentar el rendimiento de manipulación de carga de sus carretillas para pasillo estrecho, tiene dos posibilidades: puede renovar su suelo, opción que suele ser extremadamente costosa, o bien puede invertir en equipos K con Active Stability Control, para lograr el mismo aumento del rendimiento sobre el suelo inalterado.

Almacén de nueva construcción

Active Stability Control también resulta rentable en un almacén de nueva construcción. Con frecuencia se da el caso de que la calidad del suelo del almacén no satisface los requisitos establecidos. Si las irregularidades del suelo se sitúan por encima del valor de tolerancia de la VDMA, los conductores deberán adaptar sus velocidades o el cliente deberá gastar mucho dinero en la renovación del suelo.

Almacenes alquilados

Active Stability Control resulta especialmente ventajoso para empresas que no disponen de superficie propia y han alquilado un almacén. En este caso, no tienen la posibilidad de encargar la renovación del suelo. Si en su lugar utilizan el sistema Active Stability Control, pese a ello podrán garantizar el máximo rendimiento de sus carretillas para pasillo estrecho.

Seguridad y confort

Active Stability Control también reporta numerosas ventajas para el conductor del equipo K: mejora el confort de conducción y aumenta la sensación de seguridad. Todas las vibraciones a las que el vehículo se ve sometido al circular por suelos irregulares se transmiten directamente a la cabina del conductor. Durante el trabajo a una altura de hasta 18 metros, si bien las distancias de seguridad a la estantería son suficientes, el conductor percibe cada oscilación. El nuevo sistema compensa irregularidades entre los carriles de rodadura izquierdo y derecho, permitiendo trabajar con tranquilidad y sin problemas. Minimiza la oscilación del mástil y de la cabina del conductor, y transmite a este una sensación de estabilidad y seguridad incluso a gran altura.


Disponibilidad

El equipo K puede equiparse de fábrica con Active Stability Control. Alternativamente, se puede configurar de modo que más adelante sea posible la adaptación del Active Stability Control si así se desea. Esto es especialmente interesante para propietarios de almacén que no sepan qué calidad tendrá su futuro suelo. En este caso, en el momento del pedido tan solo tendrán que encargar la preparación del modelo K para el ASC. En caso de que la calidad del suelo se revele realmente como subóptima, de este modo se podrá adaptar fácilmente el sistema para evitar la pérdida de rendimiento del vehículo.

Sinopsis de ventajas

  • No es imprescindible el cumplimiento de las directrices sobre suelos de la VDMA
  • Puede ser suficiente un suelo conforme a DIN-18202 (según la tabla 3, fila 3)
  • Pleno rendimiento de traslación pese a la peor calidad de los suelos
  • Máximo rendimiento de manipulación de carga
  • No es necesaria la renovación del suelo
  • Ahorro de costes
  • Seguridad a la velocidad máxima
  • Mayor confort para el conductor
  • Todos los componentes del vehículo situados por encima de las ruedas de carga están expuestos a menores vibraciones