Apilador con batería de litio-ion
Máxima eficiencia

¿Baterías de plomo ácido o de litio-ion?

Los accionamientos eléctricos son el futuro de la movilidad. Esto se aplica no sólo a los coches, sino también a las carretillas elevadoras. La clave para ello son los nuevos conceptos de baterías, basados principalmente en la tecnología de litio-ion. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los diferentes tipos de baterías? ¿cuál es el futuro de las baterías de litio-ion? ¿Y cómo pueden los usuarios hacer el mejor uso posible de ellos?

Plomo ácido o litio-ion: ¿Qué batería es mejor?

Eso depende de la tarea. Quien utiliza su carretilla elevadora en un solo turno de trabajo, tiene tiempo suficiente para cargar o cambiar las baterías y no tiene inconveniente de realizar un mantenimiento regular, podrá seguir trabajando bien con las baterías convencionales de plomo-ácido durante algún tiempo. Cualquiera que opere la intralogística moderna, altamente sincronizada y parcialmente automatizada, ya no puede evitar la tecnología de litio-ion.


Baterías de litio-ion: El sistema superior

Las baterías de litio-ion ofrecen numerosas ventajas para el sistema. Tienen una mayor densidad de energía, una mayor eficiencia y un ciclo de vida más largo. Además, requieren mucho menos mantenimiento que las baterías de plomo-ácido. Sobre todo, es posible cargar baterías de litio-ion durante breves pausas durante el funcionamiento. Esta carga integrada en el proceso es un paso esencial hacia una operación continua de dos o incluso tres turnos.

Comparativa entre baterías de plomo-ácido y litio-ion

Comparativa entre baterías de litio-ion y plomo ácido

Rendimiento total con seguridad

Las baterías de las carretillas elevadoras de Linde Material Handling están diseñadas para que no se destruyan o dañen, incluso en caso de accidente. Nuestras baterías de litio-ion están envueltas por una su carcasa de acero de 25 mm de espesor que protege las células y los módulos.

Seguridad Linde en las baterías de litio-ion

Alto voltaje: Las baterías de iones de litio necesitan más potencia de carga


Los mayores cambios se producen en la infraestructura de suministro de energía. Las empresas que desean operar varios vehículos con baterías de litio-ion requieren una mayor potencia eléctrica contratada. Dependiendo del tamaño de la flota y la simultaneidad de uso de los cargadores, los operadores tienen que adaptar su instalación eléctrica, incluyendo cables, fusibles y tomas de corriente.

Otro punto importante y ventajoso, es que esta tecnología permite ahorrar espacio de las salas de carga, y, al no emitir ningún tipo de gas, tampoco se requiere una ventilación forzada.

Las empresas pueden colocar los cargadores donde lo deseen, aunque las recomendación es ubicarlos lo más cerca posible a los lugares donde los operarios realicen pausas, como por ejemplo en el muelle de carga o cantina. Esto también permite le permitirá al conductor utilizar las pausas cortas para realizar cargas de oportunidad.

Inducción: la tecnología de carga del futuro

Las baterías de litio-ion se siguen cargando con cargadores convencionales con cable. Mucho más estética es la inducción electromagnética. El principio es simple: un campo magnético se genera en la estación de carga con la ayuda de una bobina, el transmisor. Cuando un vehículo se dirige a la estación de carga, se genera una tensión alterna en una de las bobinas receptoras del vehículo, que a su vez se utiliza para cargar su batería. Las estaciones de carga pueden ser puntos de contacto fijos o carriles, o una superficie completa sobre la que se estaciona el vehículo. Sin embargo, los requisitos para un funcionamiento seguro aumentan con esta tecnología de carga.

Las baterías de litio-ion se pueden cargar entre pausas.

Soluciones individuales para el funcionamiento en varios turnos


Las baterías de litio-ion permiten adaptar el sistema de energía de una carretilla elevadora exactamente a la aplicación correspondiente. Dependiendo de sus necesidades específicas, el usuario recibe una solución energética eficiente adaptada exactamente a sus necesidades. Linde, por ejemplo, puede adaptar con precisión los perfiles de carga a las respectivas necesidades energéticas y optimizar así el consumo.

No obstante, a pesar de la gran cantidad de energía almacenada, la capacidad de las baterías de litio-ion actuales no es suficiente en todos los casos cuando se trata de permitir una operación de tres turnos. Por ello, Linde está desarrollando estrategias de trabajo y carga especialmente adaptadas con tiempos de carga intermedios cortos para los usuarios que tienen estos requisitos. Esto requiere baterías de carga rápida y una conexión a la red eléctrica de gran potencia. Las ventajas de esta solución son evidentes. Una batería de iones de litio puede reemplazar entre cuatro y seis baterías de plomo-ácido en una operación de tres turnos.

Posibles estrategias de carga por turnos

Posibles estrategias de carga por turnos

Baterías de litio-ion: almacenamiento de energía con futuro

Las baterías de litio-ion han demostrado su eficacia en la práctica y tienen excelentes perspectivas de desarrollo. El mayor potencial reside en el desarrollo interior de los materiales de los electrodos. Los expertos predicen que la capacidad de las baterías de litio-ion aumentará hasta un 40 por ciento en los próximos años. Esto es posible gracias a ánodos que aumentan su capacidad enriqueciendo el material con silicio y electrolitos estables de alto voltaje que mejoran significativamente el rendimiento de los cátodos.

La tecnología de las pilas de combustible también es relevante para el futuro suministro de vehículos industriales eléctricos. Sus principales ventajas en la aplicación son la muy alta densidad energética y la rápida recarga . Además, el accionamiento sólo libera agua como emisión. Las desventajas son los gastos de producción y almacenamiento de hidrógeno, los mayores costes de mantenimiento y la baja eficiencia. Sin embargo, los usuarios en los Estados Unidos ya operan en la actualidad alrededor de 16.000 carretillas elevadoras con propulsión por hidrógeno, también gracias a una política de promoción específica para esta fuente de energía alternativa.

Comparativa entre diferentes tipos de energía

Otra interesante tecnología de energía del futuro podrían ser los llamados "supercondensadores" (también conocidos como baterías de estado sólido). Con esta reciente tecnología, la energía se almacena desplazando las cargas en el propio material. El principio es prometedor porque el proceso de carga de productos químicos, que consume mucho tiempo, ya no es necesario. Sin embargo, la densidad energética sigue siendo demasiado baja y los costes son extremadamente altos. Por lo tanto, las soluciones iniciales basadas en esta tecnología se pueden encontrar en la intralogística, especialmente en los sistemas estacionarios automatizados, donde las baterías se pueden cargar rápidamente. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer antes de que se pueda utilizar a mayor escala.

Hasta entonces, la tecnología de litio-ion debería convertirse en la columna vertebral de la mezcla inteligente de energía en intralogística debido a sus ventajas específicas de sistema. La combinación de densidad energética, alto rendimiento, eficiencia y facilidad de uso a un coste comparativamente moderado no se ofrece actualmente en ninguna otra fuente de energía.