Industria papelera
¿Qué son las carretillas ATEX y por qué tenerlas en cuenta?

Si has oído hablar antes de las atmósferas ATEX y te pica la curiosidad por conocer la maquinaria adecuada para operar en este tipo de entornos, pero no estás al tanto de sus particularidades, hoy saldrás de dudas.

Las carretillas ATEX son equipos industriales diseñados y fabricados específicamente para convivir y operar en atmósferas potencialmente explosivas, resultado de la mezcla de distintas sustancias líquidas, gaseosas o polvos inflamables que generan una fuerte ignición y por lo que podemos considerarlas entornos de alto riesgo.

Poniendo por delante de cualquier otra cosa a la seguridad, cabe destacar que en atmósferas con esta peligrosidad es imprescindible utilizar maquinaria, como carretillas elevadoras, retractiles, transpaleta o apiladores, capaces de adaptarse a ese entorno y que no entren en conflicto con las sustancias suspendidas en el aire para garantizar la seguridad de operarios y mercancías.

En este sentido, las carretillas ATEX son equipos industriales con una protección acorde a su zona de clasificación, los diversos componentes, como los motores, el variador de potencia, frenos, sensores de velocidad, electroválvulas, etc. serán protegidos por una envolvente si se requiere, y precintadas con un compuesto fundido, certifican que pueden cumplir con todas las medidas de protección Atex acorde a la zona clasificadas.

Carretillas ATEX en entornos intralogísticos

Más allá de ser una cuestión puramente legal, la utilización de carretillas ATEX en entornos de riesgo son un aliado también, para garantizar la eficiencia de las operativas.

En plantas de producción o espacios intralogísticos con actividades dedicadas a la industria farmacéutica o química, por citar algunos con clasificación ATEX. Los vehículos que van a circular por el tráfico interno tienen que garantizar la protección optima contra explosiones.

Por eso, es importante que el fabricante de carretillas sea capaz de ofrecerte el mismo vehículo que se utilizaría para un entorno sin riesgo, en su versión EX, es decir: protegidas contra explosiones, facilitando que el flujo de materiales de tu empresa pueda desarrollarse en condiciones antideflagrantes.

Según su clasificación, Gas - Polvo o la mezcla de ambas:

ZONA 1 2G (GAS)

ZONA 2 3G (GAS)

ZONA 21 2D (POLVO)

ZONA 22 3D (POLVO)

Qué elementos tiene una carretilla ATEX para ser considerada segura en un entorno de alto riesgo

El análisis previo de esos elementos es crucial. Todos los componentes, equipos y grupos constructivos relevantes, así como el vehículo en su conjunto, tienen que ser sometidos a un ensayo tipo y certificados por un organismo verificador acreditado y prestigioso.

El primer paso es adaptar cada pieza, recambio y accesorio de la carretilla a dicha actividad. Por eso, las piezas que fueran susceptibles de desencadenar el salto de chispas (accionamiento, horquillas o ruedas), se protegen con un tratamiento especial de las superficies.

Otro elemento fundamental a tener en cuenta es la regulación de la temperatura del propio vehículo, que debe tenerse en cuenta para evitar que se sobrecaliente más crucial en las carretillas diésel.

Asimismo, el fabricante tiene que estar siempre al día de los requerimientos legales en materia de protección contra explosiones, ya que están en constante actualización. Esto implicará la modificación de los vehículos al mismo ritmo que las normas van cambiando.

Por qué debes tener muy en cuenta las carretillas ATEX

La seguridad es el primer motivo por el que tienes que tener en cuenta las carretillas ATEX. De hecho, no es una elección si tus operarios trabajan en atmósferas inflamables con sustancias que generan fuerte ignición.

Pero, además, fíjate en 2 elementos básicos de este tipo de maquinaria para asegurarte de que es lo que realmente necesitas:

  • Componentes eléctricos

Nos referimos al motor, a los sensores, interruptores, sistemas de control o incluso pantallas de la carretilla. Estos deben estar protegidos contra ignición por chispas y una de las mejores soluciones ante esto es el encapsulado resistente a la presión, pero también son interesantes la seguridad aumentada, la intrínseca, los dispositivos sellados o los envolventes de respiración restringida.

  • Componentes mecánicos

En este caso, todos aquellos componentes considerados mecánicos están, en una carretilla ATEX, protegidos mediante medidas constructivas. Por ejemplo: se evita la generación de chispas mecánicas en los frenos o en las horquillas.

Asimismo, los componentes de plástico, como los neumáticos o los tapizados, tienen que estar protegidos contra la carga electrostática.

Aspectos legales ante el uso de carretillas ATEX

Los equipos ATEX destinados a trabajos en estas atmósferas se agrupan según las siguientes categorías:

  • Aparatos de grupo I: destinado a trabajos en minas o en instalaciones exteriores.

  • Categoría M1: cuando se necesita un nivel de protección muy alto.

  • Categoría M2: cuando se necesita un nivel de protección alto.

  • Aparatos de grupo II: en este caso, están destinados a su uso en otras zonas en las que puede haber peligro de formación de atmósferas explosivas.

  • Categoría 3: cuando se necesita un nivel de protección normal.

Además de conocer las distintas categorías, debes saber que la directiva ATEX 2014/34/UE, exige a los fabricantes de carretillas que van a ser instaladas en atmosferas ATEX, realizar el marcado CE conforme a esta directiva.

Además, cabe destacar que a la mayoría de las carretillas también le aplican otras directivas europeas de obligado cumplimiento y necesarias para su marcado CE, como la Directiva de Seguridad Eléctrica o la Directiva de Compatibilidad Electromagnética.

En definitiva, si realizas una actividad catalogada como peligrosa o tus operarios y mercancías conviven en ecosistemas con sustancias que pueden ser potencialmente explosivas, necesitas una carretilla con protección ATEX, capaz de adaptarse al entorno sin poner en peligro a operarios ni mercancía.