transpaleta eléctrica
Transpaleta manual o transpaleta eléctrica

¿Cuál se adapta mejor a mis necesidades? Diferencias y aplicaciones

En este post vamos a hablar de uno de los equipamientos de manutención más sencillos y básicos, pero que no pasan desapercibidos por su gran utilidad en superficies logísticas, sobre todo, comerciales: las transpaletas.

Llamadas también transpalets, encontramos una variedad muy escueta de este tipo de máquinas, pero tremendamente eficientes. Existen por un lado las transpaletas eléctricas y por otro las transpaletas manuales y aunque ambas son muy versátiles, se diferencian en bastantes aspectos que hoy vamos a conocer.

¿Qué transpaleta se adapta mejor a mis necesidades?

Si tienes un almacén o una superficie comercial y necesitas transportar, cargar y descargar mercancía, está claro que necesitas una transpaleta, pero ¿te sirve una manual o es necesario que inviertas algo más en una máquina eléctrica?

Primero debes tener en cuenta para qué sirven estas máquinas y si son lo que realmente necesitas para tu almacén.

Como decíamos, son versátiles, se utilizan para carga y descarga de mercancía en camiones, para transporte de palés en distancias cortas y como complemento para dar soporte a numerosas tareas de picking. Si dispones de un muelle de carga o plataforma elevadora de camión y no necesitas apilar la mercancía, también será tu aliado perfecto. Podrás cargar y descargar a través de los mismos. Si también necesitas apilar la mercancía, entonces deberás decantarte por un apilador y no una transpaleta.

Pero además, las transpaletas son el aliado perfecto para otro tipo de maquinaria, como por ejemplo la de elevación, colocándose en posiciones en las que están las unidades de carga para que los apiladores, contrapesadas, transelevadores o retráctiles puedan recoger y ubicar dicha mercancía en su localización correspondiente.

La transpaleta es, sin duda, el must de cualquier almacén

Todas estas aplicaciones hacen de la transpaleta una herramienta imprescindible en casi cualquier operativa, porque, además, cabe destacar que no tienen un alto coste de adquisición en comparación con las posibilidades operativas que ofrecen.

Decimos que las transpaletas son el must de cualquier almacén porque esa versatilidad les da infinitas posibilidades que, con otra maquinaria, no podrías resolver.

Por ejemplo, en trayectos cortos, la clave está en el rendimiento que te pueda dar el vehículo de transporte con el que trabajas. En este caso, la transpaleta debe estar preparada para superar distintos hándicaps en muy poco tiempo, tales como: superficies y pasillos estrechos, ramas empinadas y espacios donde es completo recoger y transportar una carga.

Posiblemente una de las claves de los transpalets para resolver los citados retos en un entorno donde la inmediatez, la rigurosidad y la precisión mandan, sea la agilidad. De ahí que las transpaletas, compactas y precisas, aporten el valor que otras máquinas no tienen.

Diferencias entre una transpaleta eléctrica y una manual

A la hora de adquirir una transpaleta, la disyuntiva entre eléctrica y manual es de lo más tradicional, y aunque la decisión deba venir motivada por un detallado análisis ajustando dicha decisión a las necesidades y carencias de cada operativa, sí podemos distinguir claras características que podrían ayudarte a cerrar un poco el abanico de posibilidades.

Transpaletas manuales

Muy a diferencia de lo que se puede llegar a pensar, las manuales son de lo más sencillo, pero, para ciertas operativas, de lo más útil.

Nos encontramos frente a un modelo con doble horquilla, un mango simple con freno y tres ruedas para su desplazamiento.

Un aspecto importante a valorar es la capacidad de carga. En el caso de las manuales, soportan hasta 3.000 kilos generalmente, aunque este es un dato que puede variar según el fabricante y las funcionalidades.

En cuanto al sistema de elevación, es completamente mecánico, puesto que la elevación se realiza mediante un sistema hidráulico que se activa de forma manual.

Ventajas de una transpaleta manual

• Son las máquinas más utilizadas debido a su utilidad, versatilidad y relación rendimiento-precio.

• Los costes de mantenimiento se reducen drásticamente debido a que el desgaste es mecánico y no eléctrico, de forma que, si sufren alguna avería, su reparación es más sencilla e inmediata, estando al alcance, incluso, del propio operario.

• Son muy fáciles de manejar.

• Con ellas puedes transportar cualquier tipo y tamaño de palé, gracias a la versatilidad que las caracteriza.

• Son enormemente resistentes, duran mucho tiempo y soportan años de uso.

Desventajas de una transpaleta manual

• Requieren un esfuerzo por parte del operario y eso va a generar con total seguridad fatigas en el personal, por lo que los turnos de uso deben ser cortos y alternos.

• Consecuencia de ello, el operario podría incluso sufrir lesiones derivadas del uso de la fuerza para su elevación.

• Tienen una limitación de peso.

En términos generales, valora que las manuales son sencillas, eficaces, diseñadas para un uso en horizontal y para carga unitaria.

Pensadas para manutención, requieren distancias cortas y, aunque poca inversión inicial, son menos eficientes que las eléctricas y necesitan que la persona que la manipula ejerza fuerza sobre ellas.

Transpaletas eléctricas

Igual de versátiles y sencillas que las manuales, los transpalets eléctricos son conocidos como la evolución del concepto anterior, ya que, si lo que necesitas es un trabajo más continuo, quizás sean más convenientes.

En este caso, además de que apenas ocupan espacio en el almacén, pueden transportar cargas pesadas de forma rápida, recorrer mayores distancias que su versión manual y ofrecen una autonomía de alrededor de las 10 horas de trabajo.

Ventajas de una transpaleta eléctrica

• El principal beneficio de esta maquinaria es la ergonomía y salud del operario, que no tiene que hacer un esfuerzo físico y, por tanto, tendrá menos posibilidades de sufrir lesiones durante su uso.

• Están especialmente diseñadas para recorrer grandes distancias a buena velocidad, lo que ahorra tiempo.

• La personalización de este producto es muy destacable. Existen numerosas variedades y gamas y eso hace que puedas encontrar una bastante ajustada a tus necesidades y operativas. En función de los recorridos y tiempos de utilización el conductor puede ir a pie, sobre una plataforma fija o abatible o incluso sentado.

Desventajas de una transpaleta eléctrica

• Vas a necesitar formar en mayor medida a tus operarios, que se convertirán en conductores cuando empiecen a utilizarlas, ya que pueden desplazarse con ellas.

• El coste de mantenimiento es mayor debido a su naturaleza eléctrica.

• La inversión inicial es mayor a su concepto manual.

Aunque las transpaletas manuales también, las eléctricas ofrecen por norma general un mayor número de equipamientos adicionales

como diferentes medidas de horquillas, ruedas más silenciosas, rejillas de protección para la carga o equipamiento para almacén frigorífico, entre otros.

En este caso, pregunta a tu proveedor para conocer toda la gama de equipamientos que ofrecen.

Una vez más, con el fin de realizar la mejor elección, debemos analizar con detenimiento las necesidades de nuestro negocio y operativa. Ambos tipos de transpaletas aportan grandes beneficios por una pequeña inversión. Sin embargo, evita que este coste inmplique una baja calidad del producto, ya que este tipo de equipo de manutención se ve sometido a gran actividad en la operativa diaria.