Carretilla térmica en acción en Barcelona Cartonboard
Soluciones personalizadas para la industria papelera

Barcelona Cartonboard

Barcelona, tres de la tarde, 35 grados a la sombra. Las avispas revolotean alrededor de los fardos de envases de bebidas de material compuesto. Lo que a primera vista parece una escena Pop-Art es en realidad el almacén de materias primas de Barcelona Cartonboard, uno de los mayores fabricantes de cartón para envases de España. Fundada en 1967, la empresa fabrica anualmente en torno a 170.000 toneladas de cartón para envases. Este es, a su vez, una materia prima indispensable para cajas y envases de incontables productos. El almacén ubicado en el recinto exterior de la planta alimenta una planta de reciclaje en la que los envases de bebida se descomponen en sus distintos materiales, principalmente plástico, aluminio y papel. El aluminio y el plástico no se necesitan en la planta, de modo que pueden venderse. La materia prima más importante para Barcelona Cartonboard es el papel, que representa alrededor del 75 por ciento del material total. A fin de poder recuperar las largas fibras del material, se necesita una instalación especial para el reprocesamiento de productos de papel recubiertos y resistentes a la humedad. Carretillas elevadoras diésel con pinzas para bobinas de papel trabajan a todas horas, 358 días al año, para alimentar la planta.

barcelona_cartonboard-cogeneration_plant-paper_wood-01

Transformación de la pasta en bobinas de papel de 25 toneladas

Una vez separados los materiales, a partir del papel se elabora en grandes cubas una pasta de celulosa, que se transforma en material de envasado en una máquina de 45 metros de longitud. Lo que sale de este tramo de producción son bobinas de papel de 25 toneladas con una anchura de 4 metros y una longitud de 20.000 metros: gigantes que otras máquinas cortan para crear bobinas más pequeñas según las especificaciones de los clientes. También estas siguen siendo imponentes, con un diámetro de un metro o superior. A su vez, para la manipulación de las bobinas se requieren carretillas elevadoras robustas provistas de poderosas pinzas.

barcelona_cartonboard-ic_truck-moving-paper_wood-1040071
Nuestros procesos logísticos se basan en el reciclaje.

Ramón García López, Director de Almacén y Planificación de material

«Nuestros procesos logísticos se basan en el reciclaje», explica Ramón García López, Director de Almacén y Planificación de material de Barcelona Cartonboard. «Pero no nos limitamos a clasificar y reciclar la materia prima contenida en los envases de bebida. Gracias a una planta de cogeneración, también el vapor generado durante la producción del cartón fluye de nuevo al proceso productivo en forma de electricidad. Además, la energía que excede el consumo propio se alimenta a la red pública de abastecimiento energético».

barcelona_carton_lopez
barcelona_cartonboard-ic_truck-stacking-paper_wood-1040081

Es algo que no se adivinaría a simple vista al contemplar el almacén de Barcelona Cartonboard. Aquí se almacenan hasta gran altura sobre palets las gruesas bobinas de papel o los recortes de papel terminados. Los pedidos proceden de todo el mundo, y los usos finales «varían enormemente», señala García López. Cada una de las tres variantes –Triplex Gris, Triplex Madera y Triplex Blanco– está indicada para incontables tipos de envases en las industrias alimentaria, textil o farmacéutica.

Aparte del proceso de fabricación del papel propiamente dicho, todo el transporte de material tiene lugar mediante carretillas elevadoras: la descarga tras la entrega y el transporte de la materia prima a la planta de reciclaje, el transporte dentro del almacén y la carga para la expedición. «En la industria papelera», explica Narcís Clotas, Responsable de Producción, «las carretillas trabajan en condiciones muy duras. La concentración de polvo de fibras en el aire es muy elevada, y los filtros de las carretillas se obstruyen con frecuencia. Necesitamos máquinas robustas para trabajar. Hay que tener en cuenta que los procesos funcionan a todas horas 358 días al año, y si las carretillas fallan, el proceso se detiene».

barcelona_cartonboard-recycling-plant-paper_wood-01

Mantener la fatiga a raya

En España se añade un reto adicional: en los almacenes reinan temperaturas muy elevadas entre abril y noviembre. De ahí que todas las carretillas estén equipadas con cabinas integrales y aire acondicionado. «En nuestro sector, el hecho de que las carretillas Linde incorporen aire acondicionado se traduce en un aumento de la productividad y minimiza la fatiga de nuestros conductores», enfatiza Ramón García. Así lo corrobora el conductor de carretilla Javier Payá: «Gracias al aire acondicionado, no me canso tanto en verano, y en invierno no paso tanto frío. Las carretillas son realmente muy cómodas». Para García López, lo principal es que sus procesos logísticos funcionen sin contratiempos, tanto en verano como en invierno, las veinticuatro horas del día. Su flota de vehículos Linde está exactamente adaptada a estos requisitos. «Cada vez que hemos necesitado una carretilla con características distintas, Linde nos ha proporcionado lo que buscábamos».

La flota de vehículos Linde de Barcelona Cartonboard

  • Dotación: 13 carretillas diésel (capacidad de carga de 1,4 a 12 toneladas) con pinzas para bobinas de papel
  • Características de seguridad: filtro de partículas integrado, separador ciclónico, microfiltro en el sistema hidráulico, dispositivo de advertencia visual de trayectoria BlueSpot, cinturones de seguridad, cabina integral con aire acondicionado y calefacción.
  • Utilización: en el exterior con pinzas laterales para la alimentación de la planta de reciclaje, en el almacén con pinzas para transportar las bobinas de toneladas de peso y para apilar y cargar los palets en camiones.
  • Servicio: un técnico de Linde trabaja en la planta a jornada completa. Se encarga de que la flota mantenga siempre la máxima disponibilidad y coordina el uso de carretillas de alquiler.
  • Particularidad: refuerzo temporal de la flota mediante Linde Rental Solutions en periodos de pico de pedidos antes o después del fin de semana, en festivos o en vacaciones. También para la formación de nuevos empleados