Mayor productividad, menor coste

La prueba de rendimiento realizada por TÜV en los vehículos de interior Linde confirmó que la marca ofrece las soluciones más económicas y rentables.

Pallejà, Barcelona, 24 de mayo de 2012 - Los resultados de la prueba de rendimiento para carretillas, certificada por el TÜV (organismo alemán de inspección de vehículos), acaban de confirmarse también para las máquinas de interior: la solución más económica y rentable la ofrece Linde Material Handling.

Los costes de adquisición o financiación sólo representan una pequeña parte de los gastos totales de un equipo de manutención. El factor que más determina la rentabilidad son los gastos posteriores, que se generan durante el funcionamiento de la máquina, como, por ejemplo, los costes de energía y mantenimiento, pero especialmente los costes de personal. Ya sean carretillas elevadoras o máquinas de interior: la mano de obra no sólo es el principal generador de costes, sino también el factor que decide sobre el uso rentable de la máquina. No obstante, las fichas técnicas o las ofertas escritas, en las que suelen basarse las decisiones de inversión, normalmente no revelan ninguna información acerca de la rentabilidad de los equipos. Esta deficiencia queda solventada por la prueba de rendimiento, certificada por el TÜV alemán, que ahora incluye en su ámbito de aplicación también dos importantes vehículos de la gama de máquinas de interior: las transpaletas eléctricas y las carretillas retráctiles.

No sólo las carretillas elevadoras de Linde son más rentables que las carretillas de la competencia, sino también las máquinas de interior, que fueron sometidas a esta prueba. La mayor productividad no es el único factor decisivo para ello, sino también el menor consumo energético, que se registra en muchos casos. Éste es el resultado de las dos pruebas de rendimiento para transpaletas y carretillas retráctiles, que fueron certificadas por TÜV Nord en el año 2011. Patrick Ebert, responsable de Gestión de Productos para Alemania y director de la Academia Linde, resume los resultados de la siguiente manera: "Los potenciales de ahorro de nuestras máquinas de interior, en comparación con los vehículos de la competencia, ascienden hasta un 20 por ciento, según el modelo de que se trate. Atribuimos esta diferencia medible a nuestro concepto global. Todos los componentes de nuestros vehículos están perfectamente sintonizados entre sí. Para todos los sistemas clave, como, por ejemplo, hidráulica, tracción, mástil y chasis, no sólo el desarrollo y los ensayos se realizan en Linde Material Handling, sino también la fabricación y el montaje. La única excepción a esta regla son los sistemas electrónicos". Y a este alto grado de fabricación propia se añade el dilatado know-how,que Linde ha adquirido a lo largo de muchos años.

La productividad de las máquinas se determina mediante una prueba de rendimiento, que simula de manera realista las condiciones de trabajo diarias. Para cada vehículo sometido a prueba se mide tanto el rendimiento (tiempo requerido, en minutos) como el consumo (consumo energético en amperios-hora). Cada vehículo debe realizar tres veces esta prueba, para así obtener resultados fiables y válidos.

"Al fin y al cabo, también las máquinas de interior son una inversión, que, a lo largo del tiempo de operatividad, repercute considerablemente en los costes. Y esto, a pesar de que las transpaletas y los apiladores resultan mucho más económicos en su adquisición que las carretillas elevadoras", explica Patrick Ebert, y añade que esto demuestra lo importante que es la prueba de rendimiento -precisamente para las máquinas de interior- como base objetiva de cualquier análisis de rentabilidad.

Las transpaletas y las carretillas retráctiles fueron sometidas a la prueba de rendimiento juntamente con las máquinas equivalentes de la competencia. El procedimiento se basa en ciclos de trabajo definidos y derivados de la práctica. Para las transpaletas, la prueba consistió en transportar ocho palets, con una carga de 600 kilogramos cada uno, desde un determinado punto de salida hasta un camión de 2,45 metros de ancho y 13,6 metros de largo, y cargar los palets en dicho camión. A continuación, los palets tuvieron que descargarse y devolverse a su punto de salida. El procedimiento para las carretillas retráctiles prevé que unos palets con 670 kilogramos sean recogidos en su posición de salida y almacenados a alturas de 4,5 y 6 metros en una estantería de gran altura. Después, se deben retirar los palets de los estantes superiores para cambiarlos a ubicaciones de estantería a nivel de suelo, operación basada en la reposición de materiales en la preparación de pedidos. Finalmente, los palets tienen que recogerse y volver a transportarse desde los pasillos de estanterías hasta la posición de salida.

Estas pruebas demostraron que a la larga los vehículos Linde son más económicos que los vehículos de otras marcas y su potencial de ahorro es muy elevado, pues su costo se amortiza en poco tiempo, ya que cuanto mayor es la productividad, menores son los costes de personal, energéticos y de mantenimiento. Esto se vuelve fundamental en el actual contexto económico, en la que la preocupación de las empresas, especialmente en el apartado de inversiones, obliga a los directivos a tomar medidas a contrarreloj para poder cumplir con las reducciones de costes.
  Copyright © 2005 Linde Material Handling Aviso legal Mapa del sitio