Linde lanza la Serie 391 de carretillas térmicas y amplía la generación 39X


Los modelos H14 a H20 (1,4 t hasta 2,0 t) completan la gama de las carretillas de bajo tonelaje de Linde con motor de combustión interna
La Generación 39X de carretillas diesel y GLP de Linde se amplía con una serie de modelos que conservarán el diseño característico de la gama. Las nuevas H14 a H20, en el rango de capacidades de 1,4 a 2,0 toneladas, completan la serie 39X que ha tenido un éxito extraordinario en los mercados internacionales. Próximamente Linde también ofrecerá la versión de gas natural manteniendo el mismo rango de capacidades.

Ágil, rápida y de bajo mantenimiento, la nueva carretilla cubre perfectamente las necesidades logísticas de los tiempos actuales. Con una reducción del consumo de combustible en aproximadamente un 12 por ciento, satisface los requisitos de usuarios exigentes, ya sean empresas de logística, transporte o industrias de materiales de construcción, bebidas, químicas, o embalaje.
La mayor contribución a las mejoras obtenidas en términos de velocidad, aceleración y facilidad de mantenimiento tienen su origen en el sistema hidrostático de Linde, con acoplamiento directo y una tecnología de motores que se adapta exactamente a cada aplicación. Otras características destacadas de la nueva serie 391 son los cilindros de inclinación anclados en la parte superior, el desacoplamiento entre el eje motriz y la cabina de conducción para reducir las vibraciones, y el control electrónico para las funciones del mástil con palancas de mando, de manejo sumamente sencillo.
Puesto de conducción: La clave para una mayor productividad
El puesto de trabajo ofrece al operario mucha libertad de movimiento. El espacio para los brazos ha aumentado en cuatro centímetros en comparación con el modelo anterior; en la zona de la cabeza son incluso seis centímetros, gracias a la generosa altura del tejadillo protector. Y el espacio para los pies ha ganado nada menos que 4,5 centímetros de espacio. Estas mejoras, en palabras de Linde, son un mundo en la construcción de carretillas y permiten trabajar de forma mucho más relajada, sobre todo a las personas corpulentas o de gran estatura, ya que el puesto de conducción de estas carretillas se adapta a la complexión física de cada conductor. Si bien esta carretilla ha sido dimensionada para capacidades de carga más bajas, el puesto de conducción de los nuevos modelos ofrece el mismo confort que las carretillas inmediatamente superiores, es decir, los modelos H20 y H25 de Linde, con capacidades de 2,0 y 2,5 toneladas. Todas las distancias entre el asiento, los pedales, el volante y el apoyabrazos con palancas de mando integradas son idénticas. El peldaño es perfectamente visible desde arriba y los asideros en el bastidor del vehículo ahorran tiempo y esfuerzo al subir y bajar,
reduciendo además riesgo de lesiones.

Los cortos recorridos que hay que realizar en el pedal son una ayuda complementaria para el conductor, permitiendo una aceleración suave y sensible. Hay que añadir a todo esto la ejecución directa e inmediata, de las funciones hidráulicas, lo que se traduce en un posicionado preciso de la carga. Gracias a su estructura modular, el puesto de conducción puede ampliarse según las exigencias y condiciones de la aplicación individual, con numerosas opciones de equipamiento como, la cabina, la calefacción, la radio y el climatizador entre otros.
La unión hace la fuerza: El nuevo concepto Linde para los mástiles de elevación
También ha sido incorporada a los nuevos modelos una característica especial de la serie 39X de carretillas diésel y GLP de Linde: la unión entre los conjuntos mástil/eje motriz y cabina/chasis con desacoplamiento de vibraciones y ruidos, lo cual supone un alivio considerable para el conductor y su entorno de trabajo. Las fuerzas que actúan sobre el mástil son desviadas directamente a las ruedas a través del eje motriz. Y debido a que no se produce un flujo directo de esfuerzos a través del chasis, la carretilla no se ve sometida a impactos producidos por la carga. Al mismo tiempo, y gracias al mayor efecto de palanca de los cilindros de inclinación anclados en la parte superior, pueden emplearse perfiles de mástil más esbeltos, obteniendo un mayor campo visual hacia delante y aumentando la seguridad al trabajar con la carretilla. El alojamiento de los cilindros de inclinación en el Protector Frame (chasis autoportante) no precisa mantenimiento, lo que no sólo da como resultado que la construcción requiera menores atenciones por parte del usuario, sino que también implica mejor acceso para el mantenimiento.
Otra característica que resulta muy agradable al conductor es la amortiguación de fin de carrera controlada electrónicamente, que evita los golpes mecánicos contra los topes durante la inclinación del mástil hacia delante y atrás. Ni el conductor ni el entorno tienen que soportar ruidosas sacudidas, y la protección de los componentes de la carretilla también repercute positivamente en el coste de funcionamiento.
Nuevos motores de tracción, mejor adaptabilidad
Los nuevos motores de tracción son otro de los componentes importantes de la nueva carretilla: puede optarse por un motor diésel con una potencia de 26 kW, o un sistema GLP con una potencia de 28 kW. Ambos motores disponen de un elevado par motor que, en combinación a un bajo número de revoluciones, aportan consumo reducido y baja emisión de gases de escape siendo, además, muy silenciosos. Los niveles sonoros han sido disminuidos en tres dB(A) en la versión diésel, y en cuatro dB(A), en las carretillas GLP. Esto significa que dos carretillas de la nueva serie funcionando simultáneamente emiten el mismo nivel sonoro que el de un solo vehículo de los anteriores modelos. La adaptación electrónica del motor suministra la energía necesaria en función de la demanda de los hidráulicos de tracción y elevación, lo que se traduce en un mejor aprovechamiento del combustible, así como en una mayor reducción del consumo y de las emisiones de contaminantes. Para disponer de más reservas en las aplicaciones intensivas y permanentes, Linde ha dotado las carretillas diésel de un depósito de 37 litros de capacidad, es decir, un 35 por ciento más con respecto a la versión anterior. Todas las carretillas GLP disponen de un catalizador no regulado de serie. Opcionalmente puede obtenerse un catalizador regulado que elimina los contaminantes de los gases de escape casi en su totalidad.

Propulsión sin desgaste:

Los componentes hidráulicos han sido concebidos y adaptados especialmente al tipo de aplicación de la carretilla. Así, los dos motores hidráulicos de tracción directa de las ruedas proporcionan tracción sin engranaje reductor y, en consecuencia, sin desgaste. Las ventajas tanto para el conductor como para el empresario son evidentes: un consumo reducido de combustible, una mejor precisión en la maniobrabilidad y una prolongada vida útil. Además, el sistema de transmisión hidrostática de Linde no requiere el molesto inching durante las operaciones de toma de carga, porque las funciones de tracción y elevación están completamente separadas entre sí.
Menores costes de mantenimiento
Las mejoras constructivas ya mencionadas anteriormente prometen una reducción de hasta un 25 por ciento en los costes de mantenimiento. A esto se le añade la mejor accesibilidad para el mantenimiento, gracias a las puertas laterales del vehículo y la ventaja de que los motores hidráulicos pueden desmontarse por separado. Asimismo, los diseñadores han atribuido gran importancia a la resistencia a la suciedad de los componentes y la estanqueidad de éstos debido a la reducción de la penetración de partículas de polvo.
  Copyright © 2005 Linde Material Handling Aviso legal Mapa del sitio